viernes, 29 de junio de 2012

AUSENCIA

                       A Rufina

Lame la lluvia los cristales,
aúlla el miedo a la luna.
Transito despacio el silencio
donde tu carne llama a muerte,
o finjo que es la muerte tu llama
y que no llama nadie.
                                      Anochece
un crepúsculo crepita mi músculo
interno, se pierde la noche en la memoria.
Hoy abro un cajón de cuchillos
y tu pulso no late en su puño.
Como una ciega, suplico a tu foto
que deje de ladrarme pero brillan tus ojos
más que nunca
y el eco de tus pasos, como el pecho
que oprimo para olvidar que estoy
donde no hay nada.

I. Martínez

No hago otra cosa que pensar en ti - Joaquín Sabina

martes, 28 de junio de 2011

Sin título


Allende, lejos, quizá...
La montaña impone su crecimiento cierto,
la gravedad de la caída
con que actúa la piedra
ajena a mi mano,
ignorante de mí
que subo sin decisión,
con el esfuerzo de los sueños perdidos.

Allá, el más allá
de la carne que grita,
los tambores de poblados inciertos
cuyos restos de barro
aún se agitan al aire
con las cenizas de las muertes
que yo misma acompaño
o creo en la mirada.

Cerca, en mí, la obsesión
de la vida fluyendo por las venas,
escapándose rauda al horizonte,
márcandome la piel con el hierro profundo
del sol que me contempla.

¿Cómo escapar del hambre o de las balas?
¿Cómo abrazar un instante feliz
en tu pecho
con tanta hiel hirviendo en derredor,
con tanto cansancio de versos
que nada cambian?

Tal vez sí...
Déjame que penetre en tus ojos
con un lirio claro,
con un pequeño insecto que se frota las patas
esparciendo la vida,
soñando un mundo verde
donde los hombres
desnuden sus cabellos,
hastiados de tesoros,
extiendan sus alas,
creyentes otra vez
en la ilusión del vuelo.

I. Martínez

domingo, 26 de junio de 2011

Cénit

Furia de sol latiendo a mediodía,
llamando a locura completa,
campana vítrea quemando los espacios;
estío.
Mis teclas se subliman,
mi voz desaparece debajo de las uñas que arden,
el reloj enloquece sus giros.
Soledad abrasando la garganta del aire,
amputando los sueños;
estío.

¿Hasta cuándo?

¿Hasta quién, esta asta,
este hastío de estar
estío?

Barbecho mi corazón,
cenizas esparzo;
pacen débiles corderos,
padecen pacientes
otro pedazo de mi
pecho
ahíto...

Ahí... to...
do
estío.

I. Martínez

viernes, 20 de mayo de 2011

Acampada en Sol

Para quien quiera un poquito de información sobre lo que está pasando en Madrid y en otras ciudades de España. Por fin la ciudadanía se mueve. Ánimo!


http://madrid.tomalaplaza.net/