domingo, 31 de octubre de 2010

Cine de domingo: Amélie

-Sin título-

Paladeo palabras... Brotan
aquí y allá, flotan sin rumbo
deslizando sus quillas por mi mente,
confuso papiro del tiempo.
Quisiera asirme al cabo de una de ellas,
navegar su contorno, concretar
mi existencia en su pálpito leve
de sílaba o vocal; y -quién sabe-
desgarrar la garganta lejana que las piensa,
abrir en consonante gutural mi propio abismo
-latido de sándalo o de bosque
que improvisa intermitencias
de sueño o realidad-.
Aromas conocidos en los nombres amados;
frutas recolecto en sazón de su nada.
Muerdo la sombra de mi cuerpo en la voz que germina;
rasgueo con mi lengua su hueco de guitarra;
mi boca cuando calla o las manos
que acarician la escritura,
-sacerdotes de signos ignorados-
ofician la fiesta del verso, celebran el hilo,
destejen la madeja del ser que las ignora.
Abro mis alas, pronuncio sus costas, lluevo
un mar de preguntas sobre preguntas.
No encuentro respuesta; y, si existe,
no dejar que me alcance.
¡Ah, dichoso misterio
de la sangre!
                        ¡Poema!

I. Martínez

martes, 26 de octubre de 2010

Otro descubrimiento - Batania

Vale, sí, tendría que hacer más caso a las recomendaciones de los amigos. Pero soy terca y olvidadiza. Después de muchos meses de recomendación, hago caso y me sumerjo en los blogs de Batania y rescato de entre sus páginas (hoy, otro día más) este poema:



Rebeldía

Si pudiera talar el cedro ajeno
de mi nombre,
la grecia de nudos que me ata
a la tierra,
si pudiera limpiarme
de manuales y antiguos decires,
trizar mis genes,
el aire mismo
y el propio calendario,
si lograra
matar a mi madre,
matar a mi padre,
matar a Vizcaya,
matar a Euskadi,
matar a España,
matar a Europa,
matar la historia,
la tierra vieja
y el siglo XXI,
si pudiera arrancarme
la pelagra adquirida
y aún quedara algo
mío,
hueso, cardo o recuerdo
de luciérnaga,
aún quedara un yo
discrepante
después del incendio,
entonces sí que podría
proclamarme un hombre
con todas sus velas
y pedir altanero
la palabra que perdimos,
rebeldía.

 Batania: http://batania.blogspot.com/2010/10/rebeldia.html

sábado, 23 de octubre de 2010

Ensayos del ser (I)

Ensayos del ser
            I
                                   A Bárbara Butragueño

Deslizo dedos por mi fango,
regalo la furia impúdica del miedo
que vomita hacia afuera
Sed...
y la sangre caliente,
no quiero beberme poema
volverte poema.
Brújula que miras sin ojos
más adentro mi pez,
escamas deshojas, primaveras
que he sido tantas veces
y tantas
veces que he sido
tantas!
Mirada hacia dónde,
tuerta retuerta de nadas.
Quién llora una guitarra que sueña
que vuela y no muere?
Que muere y no calla?
Quién muñeca sin cabeza
quién huérfana de niña
inválida?
Mi sueño de pez dentro del ojo
de mi ojo en el fango,
del ojo del miedo
de mi miedo
vomitando mi boca.

I. Martínez

He vuelto. Y descubrí a Bárbara Butragueño

¡Pobrecito blog, que poquito caso le estoy haciendo últimamente!
En realidad, los pobrecitos sois los que me leéis, que os he tenido abandonados, a pesar de haber tenido la audacia de querer estar suscritos como lectores (¡Bravo!, digo audacia porque ser lector de alguien que apenas escribe es un reto de invocación, no sé si para que yo escriba más, o para que acabéis con vuestra propia paciencia).
Sea lo que sea, hoy tengo un gran motivo para escribir: un fantástico descubrimiento. Se llama Bárbara Butragueño y es una poeta de Madrid -creo-. La vi anoche en el café Libertad 8 y me gustó muchísimo por su sinceridad, su visceralidad y su compleja sencillez. Lamento no haber anotado alguno de los  versos del poemario en que trabaja "Casa-útero", pero recuerdo un poema en que se critica por dejarse llevar en esa tentación femenina de odiar lo femenino y abrazar la promesa de la ficticia fortaleza del otro sexo. Fuerzas te sobran, Bárbara, para llegar a la raíz y al germen, a lo proteico indiferenciado que da la infinita posibilidad, para alcanzar la célula-madre del poema.
Felicidades.
Más sobre ella:
http://chincheta.wordpress.com/
http://www.naufragiosdiminutos.blogspot.com/
http://polimorfica.wordpress.com/   Sus ilustraciones